Por qué engordo si como poco y hago ejercicio

Cada persona es única y lo que funciona para una puede no funcionar para otra. A veces, puede resultar frustrante cuando nos esforzamos por comer menos y hacer ejercicio regularmente, pero aún así no logramos perder peso. Aunque parezca contradictorio, hay varias razones por las cuales podemos engordar incluso si comemos poco y nos mantenemos activos físicamente. En este artículo, exploraremos algunas posibles explicaciones para este fenómeno.

Índice
  1. Metabolismo lento
  2. Ingesta calórica incorrecta
  3. Elección de alimentos
  4. Problemas hormonales
  5. Estrés y falta de sueño

Metabolismo lento

El metabolismo es el proceso mediante el cual nuestro cuerpo quema calorías para obtener energía. Algunas personas tienen un metabolismo más lento que otras, lo que significa que su cuerpo quema menos calorías en reposo. Esto puede deberse a factores genéticos, edad, sexo o incluso a la falta de masa muscular. Si tienes un metabolismo lento, es posible que necesites reducir aún más tu ingesta calórica para perder peso.

Ingesta calórica incorrecta

A veces, subestimamos la cantidad de calorías que consumimos. Es posible que estemos comiendo más de lo que creemos, especialmente si no estamos registrando nuestros alimentos o no estamos midiendo adecuadamente las porciones. Incluso los alimentos saludables pueden ser calóricamente densos, por lo que es importante prestar atención a las cantidades que estamos ingiriendo. Una pequeña porción adicional aquí y allá puede sumar calorías extras sin que nos demos cuenta.

Elección de alimentos

No todos los alimentos son iguales y algunos pueden afectar nuestro peso más de lo que pensamos. Incluso si estamos comiendo en cantidades adecuadas, si nuestros alimentos son principalmente altos en grasas saturadas, azúcares añadidos y carbohidratos refinados, es probable que tengamos dificultades para perder peso. Estos alimentos no solo son menos saciantes, sino que también pueden alterar nuestros niveles de azúcar en la sangre y promover el almacenamiento de grasa.

Problemas hormonales

Las hormonas desempeñan un papel crucial en la regulación del peso corporal. Algunas condiciones médicas, como el hipotiroidismo o el síndrome de ovario poliquístico (SOP), pueden causar desequilibrios hormonales que dificultan la pérdida de peso. Estos problemas hormonales pueden ralentizar el metabolismo y hacer que nuestro cuerpo almacene grasa de manera más eficiente.

Estrés y falta de sueño

El estrés crónico y la falta de sueño pueden afectar negativamente nuestro peso. Cuando estamos estresados, nuestro cuerpo produce cortisol, una hormona que puede promover el almacenamiento de grasa abdominal. Además, la falta de sueño puede afectar el equilibrio hormonal y aumentar nuestros antojos de alimentos poco saludables, lo que puede dificultar la pérdida de peso.

Aunque parezca injusto, engordar a pesar de comer poco y hacer ejercicio puede tener diversas explicaciones. Es importante recordar que cada cuerpo es diferente y que no existe una solución universal para todos. Si estás experimentando dificultades para perder peso, te recomendamos que busques la ayuda de un profesional de la salud, como un nutricionista o un médico. Ellos podrán evaluar tu situación particular y brindarte orientación personalizada para mejorar tus hábitos alimenticios y alcanzar tus objetivos de peso de manera saludable. No te desanimes y sigue buscando la mejor manera de cuidar de tu cuerpo.

Entradas Relacionadas

Subir